Claves para una alimentación saludable

alimentación equilibrada

La base de tu salud este verano es la pirámide nutricional. 

En verano solemos descuidar nuestra alimentación. En este artículo queremos hacer un resumen de los alimentos necesarios para que nuestra salud y nuestro cuerpo no sufra mucho durante las vacaciones. Veréis que una dieta equilibrada no es tan difícil de conseguir. Hay que tener en cuenta que las cantidades de alimento que consume una persona, dependen de la edad, el sexo y la actividad física.

Los alimentos de la pirámide están dispuestos según su consumo. Los que se sitúan en la parte inferior son la base de nuestra alimentación y por tanto, de los que más cantidad debemos consumir y así sucesivamente hasta llegar a la punta, cuyos alimentos se deben consumir de forma ocasional.
Dividimos la pirámide en cuatro grupos, según su aporte a nuestro organismo (hidratos de carbono, vitaminas y minerales, proteínas, grasas y azúcares) y en tres según la regularidad de su consumo (diario, semanal y ocasional).

piramide alimentaria

1. Diario: 

  • Cereales (pan, pasta, arroz): hidratos de carbono que aportan energía y fibra. 6/11 porciones al día. Mejor si son integrales.
  • Frutas y verduras: vitaminas, fibra y minerales (su alto contenido en antioxidantes nos ayuda a luchar contra amenazas externas) y en el caso de las frutas también azúcares. 3/5 porciones al día. Mejor si alguna la consumimos cruda y las frutas con piel (en los casos en que se pueda).
  • Lácteos: leche, yogur y queso: minerales (calcio, potasio), proteínas y vitaminas. 2/4 porciones al día.
  • Aceite de oliva: proporciona grasas monosturadas que producen una disminución del “colesterol malo”. Se recomienda tomar entre 4/6 cucharadas al día, preferiblemente crudo. 

2. Semanal:

  • Carne, pescado, huevos, mariscos, legumbres: aportan aminoácidos esenciales con infinitos beneficios para nuestro organismo entre los que se encuentran la reparación de huesos, tejido muscular y piel, producción de anticuerpos y de glóbulos rojos y blancos. 8/10 porciones a la semana.
  • Frutos secos: grasas saludables que aportan mucha energía. Se recomienda tomar entre 9/14 piezas a la semana

3. Ocasional: 

  • Grasas y azúcares: mantequilla, nata, bebidas azucaradas, golosinas, pasteles, helados, miel, embutidos, etc. Alimentos altos en grasas y con muy poco valor nutritivo. Su consumo debe ser moderado. 
La base de esta alimentación es el agua. Se recomienda consumir entre 1,5 y 2 litros de agua al día y actividad física. En cuestión de dietas saludables nunca hay que olvidar que la variedad y el equilibrio son la clave para una alimentación beneficiosa.

Esperamos que este artículo os sirva estas vacaciones y si os ha gustado, no dejéis de visitar nuestro Facebook.

Deja tu comentario