El peligroso flotador

Ell peligro de la barriga flotador

La obesidad abdominal aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

No solo debemos preocuparnos de nuestro sobrepeso si no también de la zona en la que acumulamos más grasas, ya que la obesidad abdominal incrementa el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y aumento de triglicéridos y disminución del colesterol HDL o ‘bueno’.

Según los expertos debemos empezar a preocuparnos cuando el perímetro de la cintura es superior a 102 centímetros en el hombre y 88 centímetros en la mujer. Sobrepasar estos valores contribuye a ‘envejecer’ las arterias y llegar a alterarlas.

No hacer ejercicio, un ritmo de vida muy acelerado y el desorden alimenticio (comer fuera de horas y sin conciencia) son las causas más habituales para acular grasa en la zona abdominal
Aproximadamente entre el 30-35% de la población española presenta obesidad abdominal.
Muchas veces el problema es no darnos cuenta, ya que hay personas que no tienen un sobrepeso elevado, pero su distribución de la grasa es de tipo abdominal y entonces el riesgo cardiometabólico aumenta.

Por lo general, nos encontramos estos casos en hombres, donde la grasa se suele acumular en la barriga. Pero también podemos observarlo en mujeres menopáusicas, donde a menudo se les acumula la grasa en la zona del abdomen, ya que la reducción de gasto calórico hace que aumente el depósito de grasa y que por la falta de estrógenos, se deposita en la barriga.

Cambiar nuestra dieta

Para intentar rebajar nuestro perímetro abdominal debemos aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Además, no debemos olvidarnos de las legumbres, pescado azul, cereales y beber más agua. Todo esto debe ir acompañado de aumentar el ejercicio y potenciar hábitos saludables como reducir el alcohol o la bollería industrial.

Recuerda, no solo debes estar pendiente de tu peso, si no de la distribución de la grasa.

Deja tu comentario